Esclavitud de San Juan Evangelista de la Laguna

La historia de esta corporación nobiliaria, La Ilustre y Noble Esclavitud San Juan Evangelista de La Laguna, arranca del hecho prodigioso que ocurrió el 5 de mayo de 1648, víspera de la festividad de San Juan ante Portam Latinam, cuando cierta epidemia incipiente cernía su amenaza sobre el país. Aquel día, después de la Misa Mayor, se advirtió que la imagen de San Juan Evangelista pintada sobre tabla en uno de los recuadros del retablo principal, tenía el rostro cubierto de gotas menudas y brillantes: el Santo sudaba.

La devoción al Santo prendió en toda la isla y la Nobleza del país quiso constituir una cofradía que cuidara de rendirle culto.

En la relación de Esclavos de San Juan Evangelista figuran todos los apellidos de la Nobleza Isleña y los de quienes tuvieron cargos principales de Milicia, Justicia y Regimiento: Capitanes Generales, Maestres de Campo, Sargentos Mayores, Alcaides de los castillos de la Marina designados anualmente por el Cabildo sólo entre personas de hidalguía probada, Coroneles y Capitanes de los Tercios y Regimientos de diversos lugares, Presidentes de la Real Audiencia, Regentes y Oidores, Regidores Perpetuos, Jueces de Indias; titulares o miembros casi todos de casas poseedoras de mayorazgos. Aparecen también los Títulos del Reino y Caballeros de las Ordenes Militares y Reales Maestranzas sin que falten los Infantes y Grandes de España y dos Cardenales.

Su Majestad el Rey Don Alfonso XIII se dignó aceptar el título de Primer Cofrade y posteriormente el de Hermano Mayor en el cual lo sucedió a su muerte el Augusto Señor Don Juan de Borbón y de Battemberg, Conde de Barcelona. Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I pertenece a la Esclavitud desde 1954.

Texto sacado íntegramente del libro; » La Ilustre y Noble Esclavitud de La Laguna», de la Editorial: Caparrós. Año 2008.